La decaída del K-pop

El ciberacoso, la depresión y sus consecuencias.

El pasado lunes 14 nos llegó una noticia devastadora del mundo del espectáculo surcoreano. La policía de dicho país nos confirmaba la muerte de Sulli, una actriz y cantante de kpop, querida por millones de fans tanto nacionales como internacionales. Este impacto fue tan fuerte que la mayoría de idols y actores de este mundillo suspendieron los eventos de las dos semanas siguientes para guardar luto por la cantante.

Todos los indicios apuntaban a que la joven de tan solo 25 años se suicidó por ahorcamiento desde el segundo piso de su casa en Gyeonggi, provincia de Seongnam, al sur de Seúl. Días antes por la noche hizo un directo en su instagram leyendo los comentarios en silencio mientras lloraba, muchos especulan que se estuviera despidiendo.   
La razón del suicidio se podría dar a la presión que conllevaba su trabajo, el ciberacoso que sufrió desde el 2014 hasta hoy y una supuesta depresión. En Corea del Sur el mundo del espectáculo es mucho más duro que en el resto de países, donde si se quiere triunfar es necesario ser un idol, (que tiene que bailar y cantar o rapear) pasando por inmensas audiciones y años de duro y exceso entrenamiento. Esto en muchos casos puede llevar a la depresión, y ya no hablamos solo de cantantes de Kpop si no de muchos famosos alrededor del mundo.

Además, la situación no mejora si sumamos los comentarios maliciosos de ciertos “fans” o como dirían otros haters. Puede que no nos demos cuenta a veces pero el acoso comienza con comentarios públicos en redes sociales, repitiéndose cada vez más a lo largo con más frecuencia. Con el tiempo eso que solo era una opinión tóxica se convierte en amenazas o incluso en muchos casos en agresiones físicas. Todo esto empieza siempre por el disgusto del físico, el sexo, y la ideología de la víctima. Mucha gente que sufre ciberacoso (ya sea famoso o no) se siente indefenso, aislado del mundo, rechazado por la sociedad, autolesionándose por el dolor que sienten, ahogándose en una depresión continua sin que nadie se dé cuenta.

La semana pasada fue Sulli de F(x) en Corea del sur; a finales de 2017, fue (del mismo país) Jonghyun de Shinne; en el verano de 2014, fue el actor Robin Williams; en 2011, fue la cantante Amy Winehouse… Ya es hora de que nos concienciemos y demos la importancia que se merece a la salud mental de las personas. No dejemos que suceda una próxima vez #StopCiberbullying.

2
0



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AlphaOmega Captcha Classica  –  Enter Security Code